Sonrisas en Guyana!

Definitivamente no estoy en Sudamérica, más bien creo que llegué a la India o África, no estoy seguro, me confundo al ver los templos hindúes, musulmanes, cristianos y rastafaris caminando por las calurosas calles de Georgetown. La lengua oficial es el inglés, como legado del período colonial británico, pero también se habla hindi y urdu por la cantidad de inmigración hindú. No demoré mucho tiempo en la capital del país y la expedición continuó rumbo a la Amazonía Guyanesa con la intensión de atravesar 700km en una de las carreteras más difíciles del continente.

webIMG_2121 webIMG_2190

Allí entre aullidos de monos, nutrias gigantes y mucha selva viven en comunidades los pueblos originarios amerindios.

Pasé 2 noches haciendo camping en un pequeño paraje donde pude visitar la escuela primaria de la comunidad Annai. Luego de golpear las puertas de cada uno de los vecinos de la comunidad, nos prestaron un generador eléctrico 220v capaz de inflar el castillo.

IMG_9416

Fue una sorpresa hermosa para chicos, la mayoría nunca había visto un juego inflable en su vida, por lo que teníamos que aprender a saltar y atravesar los obstáculos. Pasamos una tarde llena de risas, charlas y mucha alegría. Espero disfruten las fotos. Un abrazo grande a todos y gracias por acompañarme en la expedición! 

webDJI01227

webIMG_9405

webIMG_2366

 

webIMG_9442

Brasil con las puertas abiertas al “Pula-Pula”

Luego de cruzar la frontera Paraguaya de Pedro Juan Caballero ingresé al estado de Mato Groso do Sul en Brasil. Desde allí unos pocos kilómetros para llegar a la ciudad de Dourados donde me esperaban con los brazos abiertos no menos de 40 parientes “Mattos”. Después de un emotivo encuentro con los familiares realizamos un encuentro con el “Pula-Pula” (Castillo Inflable) en una iglesia de un barrio en las afueras de la ciudad.

f_IMG_0571f_IMG_0530f_IMG_0509f_IMG_0465f_IMG_0492f_IMG_0544

La Expedición llegó al Paraguay! Escuela pública de Hohenau

Atrás quedó mi tierra natal y nuevos horizontes se asoman por la ventana de la camioneta. La tierra aún es colorada pero el Guaraní se hace presente. Luego de cruzar la frontera de Posadas a Encarnación continué manejando unos 25km hasta llegar al pequeño pero amable pueblo de Hohenau, allí realizamos un encuentro con el “Globo Loco” (así se le dice al castillo inflable en Paraguay) junto a los chicos de la escuela pública del pueblo.

f_IMG_0120  f_IMG_0156 f_IMG_0175 f_IMG_0177